Entrevista a Olga Luján Rodríguez

Fecha: 31/08/2021
Foto Olga Luján Rodríguez

Escritora afiliada, residente en Madrid.

Tras la adaptación en Daisy de su primera novela, por cierto, aclamada por la crítica como uno de los debuts literarios del año, hablamos con esta compañera afiliada para que nos cuente sus sensaciones que está viviendo con ello.

P. ¿Cómo se adapta a la discapacidad visual una mujer que tenía su vida encauzada, tanto en lo personal como en lo profesional?

R. Los principios siempre son difíciles y hay que afrontarlos en cualquier momento, aunque sea con tan solo treinta y tres años como me sucedió a mí. Creo, y la vida me demuestra estar en lo cierto,  que la fuerza para reinventarse radica en las ganas de seguir adelante, en el apoyo de los tuyos, en trabajar duro y quizá en un poquito de suerte. Me di cuenta que, a veces el destino tiene sus propios planes y solo se trata de encauzarlos hacia donde te sientas feliz.

 

P. Son muchas las pasiones artísticas que la mueven, ¿cómo está influyendo la discapacidad visual en ellas y en su práctica?

R.  Mis aficiones preferidas, aparte de mi familia son la pintura y las letras. En lo concerniente a los pinceles tuve que abandonarlos porque, además de que la naturaleza no me dotó con la maestría de Velázquez, mi vista me pedía un descanso. De este modo y gracias a ONCE que me mostró la luz en un camino de oscuridad, puedo dedicarme de lleno a los libros. Escribo mucho y leo más, algo que me produce una felicidad inmensa y que por otro lado me hace no añorar nada de mi vida anterior.

 

P. ¿Qué le aporta la lectura en estos momentos?

R. La lectura a día de hoy es algo que necesito tanto como respirar, que me permite mejorar como persona, aprender para descubrir lo poco que sabemos y, sobre todo, no solo te hace libre, sino que te proporciona la fuerza necesaria para enfrentarte a nuevos retos.

Las letras en general y la lectura en particular aportan a mi vida la satisfacción de hacer lo que realmente me gusta. No estoy segura si hubiera encauzado mi camino hacia la escritura sin la visión que la lectura proporciona. A veces pienso que el destino sabe lo que hace cuando nos obliga a caminar por una bifurcación que ni siquiera nos habíamos planteado. Luchamos contra lo que ha de pasar para después adaptarnos e incluso, con suerte mejorarnos.

 

P. Afirma que, entre otros, sus autores de referencia son Benito Pérez Galdós y Julia Navarro, ¿qué influencia tienen en usted? ¿Y en sus textos?

R. Cierto, soy una gran admiradora de ambos entre otros muchos más. Los críticos que han leído mi novela dicen que tiene un aire galdosiano, algo que por otra parte me enorgullece y me sonroja en igual proporción. Novelar la historia exige mucha lectura y leer a los grandes enseña sobremanera. Uno no es consciente de todo lo que absorbe a lo largo de la vida, tanto para lo bueno como para lo menos bueno, y seguramente algo así ha sucedido en mi caso. Me gustaría que algún día ese aire del que los entendidos hablan, se convirtiera en un vendaval que inunde mis textos, aunque de momento solo el tiempo lo dirá. 

 

P. Háblenos de Entre vinos hablaos, ¿por qué este título? ¿Qué ha pretendido transmitir al escribir su historia?

R. Entre Vinos hablaos es un sueño hecho realidad. Es el resultado de dos años de documentación, escritura y dedicación casi exclusiva a un proyecto que comenzó bajo el velo pudoroso del novato y que afortunadamente me decidí a mostrarlo a los demás.

El título es una expresión coloquial que hace referencia al calor, al intercambio de confidencias, a la liberación de penas y a la explosión de alegría que acompaña una charla entre amigos con un vino en la mano. De este modo nace una novela negra de corte histórico, ambientada en la convulsa España de entre 1920 y 1940. Basada en un hecho real sucedido en mi familia, narra el devenir de quienes vivieron aquellos años mostrando la diferencia de clases sociales, el costumbrismo, las luchas ideológicas, el sufragismo femenino, la segunda República y la Guerra Civil, utilizando todos estos aspectos como un escaparate donde las emociones de los personajes son los protagonistas.

 

P. ¿Le ha resultado muy laborioso el proceso creativo?

R. Más que laborioso ha sido gratificante. Cuando el trabajo duro conlleva la satisfacción por dedicarte a una pasión y el orgullo por culminarla, sientes que es esfuerzo fue necesario para que el resultado tenga mejor sabor.

 

P. ¿Creyó que llegaría a alcanzar semejante repercusión siendo una primera novela de una autora poco conocida?

Nunca se me pasó semejante idea por la cabeza. Es más, al terminarla y enviarla a la editorial estuve a punto de echarme hacia atrás. Un sentimiento de miedo y vergüenza se apoderó de mí. Sabía que me exponía al público y debía estar preparada para ello y sinceramente dudaba de esa fortaleza. Si al final me decidí fue por el ánimo de los míos, por mi editora quien fue absolutamente sincera en todo momento y gracias a ellos creí que merecía la pena intentarlo. Ahora viendo la repercusión en las redes, las críticas y las reseñas de los lectores me siento en un carrusel de emociones donde no sé si el vértigo me domina o la alegría me empuja para continuar.

 

P. ¿Qué le parece que su novela esté también disponible en nuestra BDO?

R. Esta novela me está proporcionando infinitas alegrías y entre ellas figura nuestra biblioteca. Era algo que me hacía especial ilusión y no sabría decir bien el por qué. No olvidare nunca el momento en el que me descargué el archivo. Fue un segundo nacimiento para mi libro tan importante como el momento que salió a la venta. Escuchar el título en la pantalla del móvil me produjo un entrañable cosquilleo interior.

 

P. ¿Qué les diría a quienes creen que tienen algo que escribir, pero no se atreven a hacerlo por las razones que sean?

R.  No pretendo dar consejos a nadie entre otras cosas porque no sé si soy la persona adecuada. Cada uno debe dejarse llevar por lo que le dicta el yo interior al que amordazamos con la fuerza del pudor y el eco del miedo a la crítica.  Pero hay algo que gritaré siempre bien fuerte y es, que si la falta de valor se debe a una discapacidad, entonces es cuando estamos llamados a buscar fuerzas de flaqueza, a demostrar que la discapacidad sirve para mostrar lo capaces que somos y no solo a los demás sino a nosotros mismos también.

 

P. ¿Por qué nos recomienda leer Entre vinos hablaos?

R.  Si alguna vez experimentaste las sensaciones que provoca una charla con un vino en la mano, entonces… este es tu libro. 

 

P. Finalmente, ¿tiene en mente ya algún nuevo proyecto que vaya a convertirse en su segundo libro?

R. Sentarse ante el folio en blanco necesita mucha concentración, al menos en mi caso y la promoción de la actual apenas me deja tiempo libre. Entre Vinos hablaos pretende continuar en una segunda parte que discurrirá por los años cincuenta y sesenta. Esta vez conoceremos las gentes que vivieron la España de la Dictadura y como en la primera, no habrá ni buenos ni malos, ni valientes ni cobardes, solamente hallaremos vidas, sentimientos y personas

 

Muchas gracias y enhorabuena por el éxito que está alcanzando.

 

Compartir en: